Álamos, Sonora

Salí de Navojoa a las 11:30 de la mañana hacia Álamos Sonora. En el autobús me tocó el último asiento, afortunadamente en ventanilla.

Enfilamos hacia el este, mi mente me proyectó que cada momento que avanzaba me acercaba más a Monterrey.
Empecé a ver el paisaje por la ventanilla del autobús,  el piso arenoso, clásico de la zona, me recordaba que era un suelo desértico.
A lo largo del camino me acompañaron matorrales secos, cactus y unos árboles que parecían retamas, al menos lo que en Nuevo León conocemos con ese nombre.
Treinta minutos después, una señora joven con bebe en brazos se aproxima al operador y avisa su parada. El autobús se detiene y la señora desciende. Con curiosidad veo hacia ambos lados de la carretera, solo veo monte y a mi derecha un amplio camino, pienso que la mujer recorrerá un buen tramo a pie.

Una hora después el autobús entra a Álamos y bajamos en la parada oficial donde tendré que tomarlo de regreso.
Mi cámara empieza a captar las primeras imágenes. Camino unas cuadras y estoy en la plaza de armas, subo al kiosko a tomar más fotos. Una señora llega con una niña con su vestido de primera comunión y le pregunto que si no quiere le tome una foto, petición con maña, pues la idea original era que ella me tomara una foto.
Camino por algunas calles y callejones llenos de coloridas plantas y Flores y pregunto por el camino al mirador.
Ya con la debida información enfilé hacia allí.

Agradecí haber encontrado primero el camino de a pie,  no quise pensar como estaba el de automóviles.
Cada ciertos tramos existían descansos con una banca de concreto para más “comodidad”, seguramente te ibas a sentar, la banca estaba ardiendo. Ni un mísero techo que la resguardará del sol. Es más, ni el barandal metálico a la orilla del camino era digno de aferrarse, estaba candente. Unos grandes cactus daban algo de sombra, sin embargo dada la hora estaba muy pegada a su tronco y ni de chiste me arrimaba.

A mitad del camino me atacaron unas ganas de orinar que me hicieron desistir de mi intento de subir y pensé que había mas posibilidad de encontrar un baño arriba que abajo y continué cuesta arriba.
Al fin llegué a la cima, con el corazón en una mano y el pulmón en la otra, inmediatamente pregunté a una persona en una especie de fonda que si había baño,  previa cuota me dio una porción de papel. Salí y le agradecí al señor y me pregunta: ¿llegó en carro? Le contesto que no, que agarré la vereda. Se sonríe y me contesta: -Agarró la fresca- Haciendo alusión a que a esa hora el sol estaba en todo su apogeo, solo me sonreí y no quiero mencionar lo que pensé.

Pero el esfuerzo se vio recompensado al contemplar la belleza que se deja ver desde el mirador. Inmediatamente la cámara empezó a disparar a diestra y siniestra, al frente y al fondo.
Creí que estaba solo, cuando de repente veo a un tipo que por simple precaución me dio mala espina. Le saludé y sin que yo preguntara nada me empezó a platicar que subía allí ya que estaba muy solo y le gustaba la tranquilidad que abajo no había. Pensé “Toma chango tu banana”, la verdad abajo estaba muy tranquilo, solo le dije a manera de despido, bueno pues sigue disfrutando tu tranquilidad, espero no hacerte mucho ruido, voy a tomar unas fotos, hay te vez. Seguí con lo mío y la verdad el bato me valió madre.
Tomé algunas fotos.desde allí y me dispuse a bajar al pueblo y buscar el palacio municipal e intentar tomar algunas fotos en su interior.

Fui caminando despacio hacia la plaza de armas y continué tomando fotos, algunos puntos se me hacían conocidos de cuando transmitieron la telenovela La fuerza del destino, que para decir verdad, a partir de allí, me nació la curiosidad de conocer tan interesante pueblo.

Para rematar, antes de tomar mi transporte de regreso, me fui a la plaza de armas a deleitarme con un raspado de frutas naturales, que me dijeron que si no los probaba, hiciera de cuenta que no había ido a Álamos

Les presento este vídeo con las imágenes que capté en Álamos Sonora, considerado como Pueblo Mágico, Álamos Sonora nos entrega unas vistas hermosas de sus casas, sus calles y sus portales.

Desde su mirador, nos regala una vista panorámica excelente para deleite de quienes lo visitan.

Si tienen la oportunidad de andar por esos rumbos, no dejen de visitar esta parte de Sonora.

Espero sea de su agrado

http://youtu.be/WDEGKUKPT0o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: