Visita a los 7 Templos

Cuando era niño, mi abuelita me tomaba de la mano y nos ibamos a recorrer varios templos, esto lo hacíamos el jueves Santo por la tarde y le llamaba “La Visita a los 7 Templos”, por su puesto que en ese entonces yo no tenía ni la mas remota idea y lo único que hacía sin querer, era seguir el dicho que “A donde fueres, haz lo que vieres”; pero en realidad no sabía cual era el significado y objetivo de dicho recorrido.

Este jueves Santo, mas de 40 años después, haciendo el recorrido de la “visita a los 7 Templos” o “las 7 Casas”, se me ocurre hacer este artículo explicando el significado de dicho recorrido.

Espero no les sea aburrido, consideren que el artículo se divide en 7 partes de acuerdo a cada estación o templo visitado, y se ilustra con algunas fotografías tomadas por un servidor y para quiénes viven fuera de Monterrey, sé que estas fotos les traerán gratos recuerdos y la información aquí contenida les ayudará a comprender el objetivo del recorrido para visitar los 7 templos.

Vale la pena aclarar que me estoy apoyando en un pequeño libro que adquirí en uno de los templos y que fue escrito por Monseñor Aureliano Tapia Méndez, mejor conocido como el Padre Tapia a quién la gente de Monterrey lo recuerda con mucho cariño. Este libro se llama “Via Crucis, Siete visitas a Jesucristo Sacramentado”

Lo primero que debemos aclarar es que este recorrido debe iniciarse por la tarde del jueves santo y debe hacerse con mucha devoción, tanto al estar en cada templo como durante el trayecto o recorrido de templo a templo.

Se recomienda hacer previamente el trasado o plan del recorrido a seguir para no efectuar recorridos innecesarios.

Bueno, iniciemos nuestro recorrido.

Primera visita: Jesús Tomado Prisionero y conducido ante Anás.

Medalla Milagrosa       

Iniciamos en el Templo “La Medalla Milagrosa”,en esta primera visita se recuerda lo siguiente:

Ya instituida la Eucaristía por Jesús en la Última Cena, donde dio la Primera Comunión a sus Apóstoles, salió con ellos al Huerto de los Olivos en Getsemaní.

Los soldados y los guardias del templo lo hicieron prisionero y lo llevaron ante Anás, quién lo remitió a Caifás, quién era en aquel entonces, el Sumo Sacerdote.

Segunda Visita: El Juicio nocturno ante Caifás.

   

El segundo Templo visitado es San Judas Tadeo, aquí se recuerda el juicio a Jesús llevado a cabo por Caifás, el Sumo Sacerdote.

Aquí testigos falsos declararon que Jesucristo había dicho que derribaran el Templo y Él lo reconstruiría en tres días, cuando en realidad estaba profetizando su propia Resurrección.

En esta parte, Caifás lo obliga a que responda si Él es el Cristo a lo que Él declara: “Tú lo has dicho”.

Caifás considera aquellas palabras como blasfemia y es declarado por la multitud como reo de muerte.

Tercer visita: Jesús ante el Sanedrín, Pedro lo niega tres veces.

    

El tercer Templo visitado fue la Purisima. El pasaje que se recuerda es el siguiente:

Aún era de noche y el gallo ya había cantado en tres ocasiones con las respectivas negaciones de Pedro, cuando el consejo de los ancianos hizo comparecer a Jesucristo ante el Sanedrín.

Cuando les dijo que Él era el hijo de Dios, declararon: “¿Que necesidad tenemos ya de testigos? Nosotros lo hemos oido de su boca. Ha blasfemado”

No creyeron en sus milagros ni en su divinidad, lo condenaron solo por decir que era Hijo de Dios.

Cuarta visita: Jesucristo  acusado ante Pilato

   

El cuarto templo visitado fue San Luis Gonzaga, en esta cuarta estación se recuerda cuando a Jesús lo llevaron de la casa de Caifás al Pretorio para presentarlo ante Pilatos, que en ese entonces era el gobernador Romano y fue presentado como reo de muerte.

Pilato, le pregunta si Él era el Rey de los judíos a lo que contesta: “Tu lo has dicho”, pero le aclara que su reino no es de este mundo.

Pilato, al conversar con Él en privado, reconoce la grandeza espiritual de aquel que le llevaban como reo de muerte por lo que sale y le dice a la muchedumbre “Yo no encuentro en Él ninguna culpa”

Pilato reflexiona en lo dicho por Jesús: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no fuera entregado”

Quinta visita: Jesucristo enviado a Herodes Antipas

   

En la quinta estación visitamos la Catedral de Monterrey, sin embargo, las filas eran enormes de mas de dos cuadras hacia el norte y otro tanto hacía el sur, por lo que se decide saltar este Templo y sustituirlo por otro:

El Templo de los Dulces Nombres.

Aquí la fila era también de dos cuadras, pero solo orientada desde el sur, por lo que se esperó para poder entrar.

   

Nota: En los templos anteriores se había notado una múltitud muy reducida en comparación a años anteriores, pero en estos dos últimos era lo contrario.

En esta quinta etapa, se recuerda cuando Pilato, al ver que la multitud seguía  pidiendo la muerte de Jesús, y sabiendo que este era Galileo y siendo Jurisdicción de Herodes decide remitirlo a este.

También ante Herodes, los sacerdotes siguieron acusando a Jesús. Mientras que Herodes, lo único que esperaba, era que Jesús hiciera algún milagro.

Jesucristo no respondió a ninguna pregunta del asesino de Juan el Bautista, por lo que ni siquiera conoció el asento de su voz. ¿Porqué no respondió Jesús a las preguntas de Herodes? Porque Jesús sabía que Herodes no era alguién que buscara la verdad, sino alguién curioso y soberbio.

Herodes y sus sirvientes se burlaron de Jesús, le colocan una túnica blanca y lo envían de nuevo a Pilato.

Sexta visita: Nuevo interrogatorio a Jesús ante Pilato, quién reconoce su inocencia.

En esta sexta estación, visitamos el Sagrado Corazón de Jesús y recordamos lo siguiente:

 

Pilato se da cuenta de que Herodes no había encontrado en aquél singular reo ninguna causa para condenarlo y así lo dijo a los judios, pero por falta de valor y en mi opinión por quedar bien con la muchedumbre lo manda azotar.

Pilato, recuerda que era costumbre liberar a un reo por las fiestas de Pascua y les propone que elijan entre Jesús y un bandido llamado Barrabás, que estaba preso.

La multitud, pide se libere a Barrabas y Pilatos les pregunta: “¿Que haré entonces con Jesús el llamado Mesías? y gritaron “¡Crusificalo!”

El odio los había cegado (así como el trabajo bien realizado por los sacerdotes del Sanedrin, quienes supieron como conducir a la multitud) y prefirieron liberar a un bandido y dar muerte a Jesucristo.

Séptima visita: Jesús es coronado de espinas y sentenciado a morir crucificado.

 

La septima y última estación visitada, fue la Basílica del Roble, aquí se recuerda cuando el gobernador Poncio Pilato ordenó a sus soldados azotaran a Jesús, además de burlarse de Él.

Dentro de sus burlas, lo coronaron con  espinas, lo cubrieron con una capa roja a la usanza de los reyes, lo escupían, lo abofeteaban, le golpeaban e inclinándose burlonamenete como haciendo reverencia le decían “¡Viva el Rey de los judios!”.

Pilato, dando a entender que  no quería tomar parte en aquel crimen, se lavó las manos, sin embargo lo entregó para que fuera crucificado.

Bueno, llegamos al fin del artículo. Espero les haya agradado y sobre todo que nos ayude a interpretar el significado de este evento realizado cada jueves de la Semana Santa.

Atentamente

6 comentarios

  1. muy bueno pepe bellos recuerdos y tradiciones que se empiezan a perder por falta de unidad familiar felicidades

    • Asi es mi estimado Pepe Toño, creo que nos toca a nosotros tratar de inculcar y mantener estas tradiciones. Saludos y un fuerte abrazo.

  2. exelente primo, esto es para reflexionar y recordar todo lo q Dios sufrio por nosotros y tratar de regresar a su camino, la vdd me encantoo!!

    • Gracias prima por tus comentarios y como lo menciono en mi respuesta anterior: Dependerá de nosotros inculcar a los que vienen detras para que sigan con esta tradición.

  3. excelente artículo, buena narración, la reflexión depende de cada uno de nosotros, que bien por Usted que nos da el ejemplo para continuar con bellas tradiciones, comprender quien somos, de donde venimos y que hacemos en honor por quien dió su vida por nosotros. No habia leido su articulo antes pero cualquier dia es bueno para reflexionar… Gracias !!!

  4. De nostalgia este artículo, yo crecí con esa y otras costumbres, han hecho de mi la persona que soy ahora, en verdad, esperábamos, con ansias ese y otros días que implicaban estar y salir juntos compartiendo algo en común, coincidir con los vecinos, conocidos y familiares en el recorrido, el olor de las galletas de maíz que en esa época se acostumbraba vender afuera de las iglesias en ese día de la visita de las 7 casas. Significaba además de recordar la pasión de cristo, de manera solemne y en recogimiento familiar, recibir conocimientos, cultura y valores. Oportunidad de oro tenemos ahora nosotros, para hacerlo con las generaciones que tenemos a nuestro rededor.
    ¡Gracias por compartir cosas tan bellas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: